Talleres, la historia del gran Club del interior y sus hinchas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Talleres, la historia del gran Club del interior y sus hinchas.

Mensaje por Matador_Cba el Mar Mar 01, 2016 1:30 pm








Nombre completo: Club Atlético Talleres
Apodo(s): Matador, la "T", Tallarín, Albiazul, La Tetera.
Fundación: 12 de octubre de 1913 (102 años)
Estadio: La Boutique
Capacidad: 20.000 espectadores
Inauguración: 1931
Presidente: Andrés Fassi
Entrenador: Frank Darío Kudelka


El Club Atlético Talleres (Córdoba, 12 de octubre de 1913) es una entidad deportiva de Argentina, de la ciudad de Córdoba, cuya principal actividad deportiva es el fútbol profesional (también se realizan otras actividades como baloncesto y danza. Actualmente participa en el Torneo Nacional B, segunda división del Fútbol Argentino. El Estadio de este club es el Estadio Francisco Cabasés, conocido popularmente como La Boutique debido a su belleza. Es considerado uno de los clubes más importantes del fútbol del interior (el fútbol argentino se divide en Capital y Litoral -directamente afiliados a la AFA- e Interior -indirectamente afiliado a AFA). Ostenta un Récord Guiness de invictos, dos títulos internacionales, y un título de Nacional B.


Fundación

En el barrio inglés, a la vera de las vías, los empleados de los talleres del Ferrocarril Central Córdoba mataban las horas libres pateando una vieja pelota ante la mirada entre asombrada y divertida de los ocasionales espectadores. Entusiasmados por aquel juego, algunos deciden formar un equipo para competir. Nace entonces, casi en silencio y con sencillez, un 12 de octubre de 1913, el Atlético Talleres Central Córdoba. Allí donde se asentaba, la empresa ferroviaria le brinda un gran apoyo económico a la incipiente institución, asociando a todos sus empleados y descontándole el monto de la cuota de sus haberes. De esta manera, Talleres consigue rápidamente dos cosas: en primer lugar el número de socios necesarios para ingresar -el 19 de abril de 1914- en la Liga Cordobesa de Football, por otra parte, el aporte económico prestado por la empresa permite que el nuevo club pueda solventar los gastos inherentes a una competencia de carácter oficial. También el Ferrocarril cede al club, luego de un tiempo, unos terrenos para ser utilizados como campo de juego (hasta entonces, el equipo había utilizado un predio perteneciente a la familia Salvatelli, ya que dos de sus integrantes los hermanos Luis y Horacio, eran socios fundadores y jugadores) para jugar los partidos. El mismo estaba ubicado en la intersección de las calles Patria y Cochabamba, en lo que hoy es el barrio Pueyrredón.


Nombre definitivo y primer campeonato

En ese momento, la camiseta de Talleres era morada y roja. El inicio de Talleres estuvo marcado por la polémica ya que, el primer partido oficial que el equipo jugó, fue contra un equipo llamado Belgrano, al que debía visitar en Alberdi. Sin embargo esta primera fecha del certamen de 1914 sólo duró 4 minutos (15 según algunos medios) ya que el árbitro del partido convalidó como gol una anotación dudosa de José Lascano, con lo que los jugadores de Barrio Pueyrredón estaban en desacuerdo, pues sostenían que había sido claro fuera de juego. En consecuencia, el elenco de Talleres se retiró de la cancha y unos días después, al adjudicarse los 2 puntos reglamentarios a Belgrano, renunció a la Liga. Belgrano se coronó campeón ese año. Más tarde debieron enfrentarse Talleres y Belgrano el 4 de octubre, para la Copa Reina Victoria, pero Belgrano no pudo juntar once jugadores para su equipo, y el partido se suspendió. Así nació una rivalidad entre estos dos equipos que se remonta a la actualidad como la más importante de la Provincia de Córdoba. En 1915, Talleres de Córdoba regresa a la entidad rectora, vestido de azul y blanco, y venciendo a sus rivales, se alza con la competencia de esa temporada, ganando 4 partidos y empatando el quinto, convirtiendo 14 goles y recibiendo 4. En 1916, el equipo albiazul vuelve a coronarse campeón -cómodamente incluso, debido a que tenía un equipo muy efectivo-, lo cual les garantizó un fuerte apoyo económico por parte de la empresa ferroviaria, permitiéndoles aprovisionarse de los elementos necesarios para el campeonato con facilidad. En 1917, Talleres vuelve a retirarse de la Liga, debido a que en el partido con Belgrano, de ese campeonato, hubo serios incidentes (gol anulado a Talleres por un serio golpe que había recibido el arquero celeste, lo que desencadenó una trifulca). Con el retiro del albiazul, Belgrano se coronó campeón del campeonato nuevamente. En 1918, el equipo del Barrio inglés vuelve a ser aceptado en la Liga, puesto que la importancia adquirida en los previos años, hizo que se necesitase su presencia en ella. Para ese año, como requisito, sin embargo, se cambia el nombre, y desde entonces se conoce como Club Atlético Talleres. En efecto, ese año el equipo de Barrio Pueyrredón volvió a coronarse campeón. Talleres vuelve a obtener el título en 1920, 1921, 1922, y 1923. En ese último año Talleres logró trascender fuera de los límites nacionales, al realizar una gira por Chile, convirtiéndose en el primer club del interior en hacer una gira internacional. Obtuvo 3 triunfos y una derrota. El 13 de Septiembre de 1923, el plantel albiazul llegó a Santiago en tren y entrenó desde la siguiente mañana, tras lo cual recorrió la ciudad y asistió a una velada boxística en su honor (Zenón Hidalgo vs Aquiles Marchant). En Valparaíso, unas 5 mil personas se reunieron para ver a Ferroviarios enfrentarse al de Barrio Jardín. En 1924, Talleres obtiene otro título de la Liga Cordobesa. Y en el año 1931 inaugura su estadio (Fransisco Cabasés, "La Boutique&quot, en Barrio Jardín, en un predio donado por Francisco Espinosa Amespil, cuyos descendientes son todavía reconocidos por los seguidores del club. La piedra fundamental se puso el 29 de mayo, y la inauguración propiamente dicha se hizo el 12 de octubre, en un encuentro amistoso con Rampla Juniors de Montevideo, Uruguay. El equipo titular de Talleres en esa fecha fue: Paolucci, Bertolino, Landolfi, Ortiz, Aguirre, Freytes, M. Salvatelli, Albarracín, H. Salvatelli, Cifras, y Sánchez. En 1932, las relaciones entre los dirigentes de Talleres y Belgrano no eran las mejores. La gente de Alberdi se habia quejado porque en los clasicos anteriores la hinchada albiazul había hecho ingresar al campo un burro pintado de celeste. En el campeonato Sidral de ese año, Belgrano empezaba las posiciones con el puntaje ideal, seguido por la T que tenía un punto menos y el fixture señalaba que ambos debían enfrentarse en la penúltima fecha en un partido clave. Pero, para sorpresa de todos, la dirigencia de Belgrano decidió no presentar el equipo en señal de protesta hacia sus pares y jugó un amistoso con Sportivo Alta Gracia, el cual perdió, y además se quedó sin campeonato.


El inicio del Profesionalismo



En 1933 la Liga Cordobesa de Fútbol adoptó oficialmente el profesionalismo. Ese año Talleres y Belgrano se enfrentaron un 30 de Julio y Belgrano ganó el encuentro 2 a 1. Se recuerda de ese partido que en el segundo tiempo la hinchada pirata comenzó a lanzar piedras y botellas al equipo albiazul, quienes recogieron los proyectiles y comenzaron a devolverlos. Talleres ganó los torneos de 1934, y 1938. En este último año Talleres salió además de gira por el Paraguay. Talleres luego gana los campeonatos de 1939, y 1941. En 1944, año en que Talleres volvió a ser campeón de la Liga Cordobesa, el albiazul organizó un amistoso con Boca Juniors (de Capital Federal), que venía de su bicampeonato de AFA (que por cierto en esa época no estaba abierta al Interior), y ostentaba el histórico récord argentino de 26 partidos invicto. Además contaba con el mítico goleador Mario "el atómico" Boyé. Talleres lo venció 7 a 1. En 1945, Talleres vuelve a coronarse campeón de la Liga Cordobesa, año en que también sufre la mayor goleada en su cancha: 7 a 4 ante Instituto Atlético Central Córdoba por el Torneo Preparación. El encuentro con Boca Juniors se reeditó en 1947 y el vencedor fue nuevamente el Club Atlético Talleres por 4 a 1. En el mismo año, Talleres se enfrentó a River Plate en otro amistoso, y con dos goles de Di Stéfano, River se impone 6 a 2. Y posteriormente pero en el mismo año, Talleres derrota 7 a 2 a Huracán de Barrio la France con 6 goles de un mismo jugador: Pedro Gordillo. Así siguió Talleres y se hizo también con el campeonato de 1948. Afianzándose entonces como una de las más poderosas escuadras de la provincia, comienza a adquirir más trascendencia nacional. Talleres ganó entonces el título y nuevamente lo hizo en 1949. En 1950, un 16 de abril, Talleres obtiene una fantástica goleada sobre Universitario por el Torneo Preparación: triunfa 10 a 1. Y al año siguiente derrota 10 a 0 a Sportivo Belgrano por el Preparación. Talleres luego gana los títulos de Liga Cordobesa en los años 1951, 1953, y 1958. En éste último año, Talleres recibe la visita del seleccionado argentino en la preparación para el Mundial de Suecia. La selección se impuso 2 a 1. En 1960, Talleres (nuevamente campeón de la Liga Cordobesa), obtiene una histórica goleada sobre el campeón de la Copa Libertadores: derrota 7 a 2 a Peñarol de Uruguay. En 1961, Talleres inauguró el sistema lumínico de su cancha, aunque derrotado 5 a 0 por el Flamengo de Brasil. Una vez más, en 1963, Talleres volvió a obtener el título de la Liga Cordobesa. En 1964 Talleres recibió la visita del Barcelona F.C. de España, con el cual empató 1 a 1, y del Santos de Brasil, con Pelé como figura; contra éstos últimos fue derrotado 2 a 1.


Cuando la AFA se hizo federal


En 1968, la Asociación de Fútbol Argentino produce una apertura federalista al crear los campeonatos nacionales. En ese año fue Belgrano quien participó del Nacional (y Begrano del Promocional del previo año). El año posterior, 1969 (temporada '69/'70), fue Talleres quien ocupó el lugar, tras vencer 2 a 1 a Chaco For Ever. Había ganado previamente la Liga Cordobesa de ese año. Así comenzaba a acumular experiencia para luego convertirse en protagonista. En 1970, derrotó por 2 a 1 a Racing de Avellaneda, consiguiendo así su primer triunfo oficial sobre uno de los clubes considerados "grandes". También se enfrentó ese año en un amistoso al Santos de Brasil, nuevamente con Pelé, siendo derrotado 2 a 0 esta vez.



La Edad Dorada


Si hay un momento que pueda definirse como el más glorioso del club de Barrio Jardín, es el que abarcó el período 1974-1980.

La era de Ángel Labruna

Accedió al comienzo de ese período el Sr. Amadeo Nuccetelli a la presidencia del club albiazul. La primera medida del presidente fue viajar a Buenos Aires, y pujar por Ángel Labruna. Labruna era el Director Técnico al que querían acceder tanto River Plate como Talleres. Finalmente, la puja es ganada por los cordobeses que se quedan con el exitoso entrenador. Talleres sale segundo en el Torneo Clasificación y primero en el Torneo Zonal. Luego disputa la final contra Belgrano en Alberdi (sólo con público local, 35.000 personas, tras haber empatado 1 a 1 el partido de ida en la Boutique) y lo derrota por 2 a 0, consagrándose así Talleres campeón cordobés. Clasifica así Talleres para el Nacional de ese año. En él resulta primero de la Zona B y cuarto de la Tabla General. Ganando 13 partidos, empatando 6, y perdiendo 6, sobre un total de 25; recibiendo 22 goles y convirtiendo 35. Algunos de los jugadores más destacables de aquel equipo, que volvió a toda la prensa nacional hacia Córdoba, habían sido Quiroga, Comelles, Galván, Artico, Ocaño, Ludueña, Rivadero, Taborda, Bravo, Bocanelli, y Willington. Considerado como el equipo sensación del torneo, Talleres lleva (en 14 aviones y 140 colectivos) más de 15 mil (20 mil según algunos medios) personas a Avellaneda ante River Plate. Esa fue la participación más resonante que un equipo del interior había conseguido hasta entonces. También viajaron 10 mil matadores a Rosario y a Atlanta y hubo importantes caravanas con números no claros ante Argentinos Juniors y San Rafael.
Córdoba

La era de Don Adolfo Pedernera


En 1975, Adolfo Pedernera asumió en Talleres y Talleres vuelve a ganar la Liga Cordobesa. Durante este torneo, vuelve a ser local tras 13 meses en su estadio refaccionado, venciendo 2 a 1 a Belgrano. Como campeón, Talleres volvió a afrontar el certamen nacional. Igual que en el año anterior, el Matador consigue el primer lugar de su zona (junto con Temperley) y acaba ubicándose en el 6to puesto de la Tabla General. Durante este certamen se dio la victoria 7 a 3 sobre el Atlanta, con muy buen fútbol. Además, este mismo año, el 24 de Junio y el 30 de Julio respectivamente, Talleres enfrenta al Deportivo la Coruña de España, igualando 1 a 1, y a la selección Argentina una vez más, perdiendo 2 a 0. Talleres realiza también una gira por Paraguay ese año. Ese mismo año, Talleres llevó casi 15 mil personas a Villa Crespo.
Hinchada

La era de Rubén Bravo

Y si los años anteriores habían sido sensaciones albiazules, el '76 fue una maravilla. A comienzos de 1976, entonces, Talleres se hallaba de pretemporada. Esta pretemporada no se dio en el país, sin embargo, sino en África. Talleres salió de gira por Zaire, la ex colonia belga que dos años antes se había hecho con el título continental. Participó en la Copa "República de Zaire", junto con Temperley, y se coronó campeón de ella, obteniendo así su primer título internacional y el primero para el interior del país (Racing de Córdoba luego obtendría la copa "Presidente de Corea&quot. La Voix du Zaire publicó en su edición del 2 de febrero de 1976: "Dotados de una técnica remarcable, los argentinos brindaron una exhibición de alto vuelo futbolístico. Después de la visita del Santos de Pelé, nunca habíamos visto tan buen fútbol como con Talleres". Minutos antes de que el plantel de Talleres se embarcarse en el aeropuerto Ndjili de Kinshasa (capital de Zaire) con destino a Buenos Aires, Ntukani Nzuzi Musenda, jefe de deportes del diario Elima, pidió hablar con Luis Ludueña. Traductor de por medio, el periodista africano imploró: "Dígale al hombre de los cabellos negros y largos que él es el Dios del Fútbol, que nos ha deslumbrado tanto como Pelé. Dígale, le repito, que él es el Dios del Fútbol". La reacción del volante albiazul fue de asombro y devolvió la pregunta con otra interrogación: "¿Qué yo soy Dios?..., por favor, ni de Diablo me he recibido"

Ese mismo año, Talleres también partió de gira por Perú (en donde se le conoce hasta hoy en día como "El Taladro&quot, con cuya selección empató al recibirla luego en la Boutique, y por Ecuador.

Volviendo a los torneos locales, Talleres arrasó con los dos campeonatos cordobeses del año, jugando 27 partidos, ganando 24, empatando 1 y perdiendo 2; convirtiendo 82 goles y recibiendo 18. Ese año Talleres culminó una racha comenzada en el '74: el famoso invicto de 66 partidos en la Liga Cordobesa, récord que figuró en el Libro Guiness de los Récords Mundiales. Así Talleres pasa al Nacional donde una vez más por tercera vez consecutiva, el albiazul sale primero de la Zona D, junto a Unión, a quien derrota luego 4 a 0 en cuartos de final, habiendo antes vencido a Argentinos Juniors en el debut de Diego Armando Maradona por 1 a 0, con gol de Luis Ludueña. Talleres disputa contra River Plate la final en la Bombonera de Boca, y pierde 1 a 0. Sus mayores caravanas fueron 10 mil a Rosario y entre 10 y 15 mil en la final de la Bombonera ante River.
talleres

[u]La era de Roberto Saporiti[/u]

Así Talleres se aprestaba a vivir la más gloriosa -y triste- época de su historia, y los colores azul y blanco se transformaron en bandera de buen juego para el país entero. Nuevamente, en 1977, Talleres vence en los campeonatos locales, de forma invicta, y pasa al Nacional, habiendo antes salido de gira por Bolivia (jugando contra su selección), Guatemala, y El Salvador, y habiendo vencido a la selección de Polonia (tercera del mundial 74 y prepárandose para el siguiente) por 1 a 0. Allí gana su zona, y avanza hasta semifinales. En semifinales enfrenta y derrota a River Plate, pasando a la final, ante Independiente de Avellaneda, en un partido de ida y vuelta. La final del torneo 77 se jugó en 1978. En Avellaneda, los finalistas igualaron 1 a 1. En Barrio Jardín, el albiazul vencía 2 a 1, teniendo Talleres 1 jugador expulsado e Independiente, 3, en un partido turbio. Faltando 7 minutos para el final, Independiente anota el empate, coronándose así campeón por la regla de doble valor por el gol visitante. Posteriormente, de ese equipo albiazul (Guibaudo, Astudillo, Galván, Binello, Ocaño, Reinaldi, Ludueña, Valencia, Bocanelli, Bravo, Cherini, Bordón, Syeyguil, Quiroga, Oviedo, y Alderete), 7 formaron parte del seleccionado nacional, que salió Campeón del Mundo en el Mundial 1978. Tal récord de jugadores no ha sido superado aún. En esa final en La Boutique, la entera Córdoba se unió, a alentar por el triunfo del interior, del federalismo, de Talleres, ante los porteños. Tanto fue así, que la barra de Belgrano (la primera existente en Córdoba) estuvo presente en el partido, alentando al albiazul, y con dos banderas, de las cuales la mayor rezaba "Los Piratas". En 1978, Talleres hizo gira por Los Ángeles (Estados Unidos), Málaga (España), Estambul (Turquía), y Atenas (Grecia). Jugó contra equipos de renombre tales como el Athletic de Bilbao, el Málaga, el Galatasaray, el Fenerbahce, el Panathinaikos y el Heraclis de Grecia.

En 1979, Talleres vuelve a salir, una vez más, Campeón de la Liga Cordobesa, y participó en el Nacional, llevando en su momento casi 10 mil personas a Rosario. Instituto clasificó, al salir en segundo lugar, y participó también de ese Nacional. En el '79 también, Talleres disputó la "Copa de Campeones", un cuadrangular en que se enfrentaba uno de los gigantes del fútbol mundial, el Milán de Italia, con los tres "grandes" del fútbol argentino según el visitante: Boca Juniors, River Plate, y Talleres de Córdoba. Talleres empató con el Milan. El campeón fue River Plate. El 27 de abril de ese año Talleres disputó en el Chateau Carreras un parejo partido (además, debut del Conejo Tarantini), y empató 0 a 0 contra la selección de Bulgaria.

En total, desde el 24 de enero de 1975 hasta el 7 de noviembre de 1979, Talleres disputa un total de 37 amistosos de carácter internacional, ganando 13, empatando 11, y perdiendo otros 13.
Argentina

Desde la Resolución 1309

En 1979, el fútbol argentino estaba amenazado por un posible cisma -originado por Talleres, abanderado del federalismo y referente de la década del fútbol de "tierra adentro"- para combatir el centralismo histórico porteño de AFA. Fue entonces y en consecuencia, que la AFA (bajo la incipiente administración de Julio Grondona), redacta la resolución 1309 un 15 de agosto, que consignaba que los equipos que hubiesen participado dos años consecutivos en las rondas finales del Campeonato Nacional adquerían el derecho de jugar el campeonato Metropolitano. El único equipo del interior entero en condiciones de participar, era Talleres. Además, Córdoba tenía dos plazas en el Nacional. Gracias a que Talleres fue promovido al Metropolitano, Córdoba obtuvo tres. Es decir, tenía una plaza porque Talleres jugaba en el Metropolitano, y otras dos que le correspondían como provincia. Esas dos fueron ocupadas por Racing (campeón del año), y por Instituto, que paradójicamente no obtuvo la plaza por haber sido segundo en el campeonato, como se hacía en previos años y debió haberse hecho, sino por el triunfo de la alianza Unión-Instituto en el Torneo Reducido que se había organizado para ocupar la plaza (triunfo marcado por la polémica ya que las denuncias de Belgrano de que Sportivo Belgrano se había vendido para dejar de meterse los más de cinco goles necesarios para que clasificase Unión, que se fusionaría con Instituto, eran muy graves). Finalmente, ese Instituto clasificó al Metropolitano, pues en ese Nacional ('80) y el anterior ('79) había participado de los campeonatos finales. Del mismo modo Talleres no tardó en ser acompañado por Racing, también, quien clasificó en el '81.

Talleres salió 3ro en ese Metropolitano del '80. Durante ese año, se disputó la Copa "Internacional" Córdoba '80. Un sexagonal de dos llaves en el que jugaban Talleres, Instituto, Belgrano, Fluminese (Brasil), Servette (Suiza), y Honved Budapest (Hungría). Talleres perdió 1 a 0 contra el Servette y 2 a 1 con Belgrano (quien había empatado con el Servette 1 a 1), quedando eliminado de su llave. Clasificó Belgrano a la final y finalmente salió campeón de esa copa, venciendo 1 a 1 al Honved.

Talleres y Belgrano no volverían a verse oficialmente las caras recién hasta 1991, debido a la diferencia de categorías. Sí se las vería con la mayoría del resto de los equipos de Córdoba (Instituto, Racing, Unión de San Vicente, Estudiantes de Río IV, Sportivo Belgrano) porque éstos sí participaron de los Metropolitanos por momentos.

A partir de la participación albiazul en los Metropolitanos (es decir, la Primera División), la situación económica y futbolística del club empezó a decrecer. Sólo las canteras de Talleres obtendrían algún renombre con sus frutos: Ángel Guillermo Hoyos (Boca y selección Juvenil), Ángel David Comizzo (River y Selección Nacional), José Luis Cucchiuffo (Vélez, Boca y Selección Nacional), Carlos Bustos y José Albornoz (River) y Raúl Peralta (Dep. Español y Pre selección Juvenil).

En 1986 (e invalidando la resolucion 1309) se creó el Campeonato Nacional B, que permitía a los equipos del interior participar de la segunda división a nivel nacional. Todas las provincias organizaron torneos clasificatorios para escoger a su representante. Excepto Misiones, que escogió arbitrariamente a Guaraní, y Córdoba, que ya teniendo a Talleres, Instituto, y Racing en Primera, escogió al rival de Talleres, Belgrano. Belgrano, que había perdido finales en el 80 con Racing, el 82 con Unión de San Vicente, y el 83 con Estudiantes de Río IV, nunca había podido participar lo suficiente en los nacionales como para tener la oportunidad de pelear por un lugar en el metropolitano, pero así se le abría una puerta.

En 1989, Talleres jugó un partido clave contra Instituto, al sentenciarlo al descenso con él al albirrojo.
historia

Época de Altibajos y Finales, y el Regreso de una gran época

Talleres descendió en 1993 (en cuyo Clausura se ubicó primero de la Tabla de Recaudaciones tras Boca y River, a pesar del descenso), tras dársele por perdido un partido clave ante River (2-2) que desembocó en incidentes. Sin embargo, en 1994, saliendo quinto de la Tabla General, ganó el Torneo Reducido al vencer en la Final a Instituto Atlético Central Córdoba por 1-1 y 3-1, cuando los ídolos de los clubes eran Daniel Kesman en Talleres y Oliva en Instituto. En ese partido se produjo la máxima superpoblación histórica del Estadio Córdoba (50.000 personas, entre las que se encontraban 2.000 hinchas de Belgrano del lado de Instituto) y una de las tres recaudaciones más importantes de la historia de la provincia (873.335 pesos). De todos modos, el albiazul vuelve a descender en 1995, y a ascender, tras ganar el Clausura, en 1996 (tras haber hecho la considerada por sus hinchas como máxima población histórica del Estadio Córdoba, y llevando 6500 hinchas a Corrientes), y a descender en 1997. En 1998, se dio la Final del Siglo, en la cual Talleres y Belgrano se enfrentaron por el Campeonato del Nacional B y el Ascenso a Primera. Con el partido de ida 1-0 para Talleres, y el de vuelta 2-1 para Belgrano, Talleres venció en la definición por penales 4-3 con el histórico col de Lute Oste, dando la vuelta olímpica frente a su rival y consiguiendo así el campeonato y el ascenso a Primera (que luego Belgrano también conseguiría tras una excepcional campaña en el reducido). Según el diario La Voz del Interior la cantidad de público matador fue sensiblemente mayor a la de público pirata.

En 1999, aumentó el cupo que la Conmebol otorgaba para la Copa Libertadores. Como Argentina ya tenía dos clasificados (necesitaba ahora dos más al duplicarse las plazas disponibles), Boca y River (1ro y 3ro) se decidió que de éste campeonato saldrían los otros dos. Rosario Central (2do) y San Lorenzo (4to) ocuparon las plazas. Para la Copa Conmebol (actualmente, dividida en Copa Mercosur y Merconorte), estaba invitada Gimnasia y Esgrima de la Plata (12va), pero como ésta desistió de participar, se estableció que el siguiente a los ya clasificados 4 en la tabla de posiciones, es decir, Talleres, el quinto, participaría en su lugar. Rosario Central también fue invitado a ese certamen. Ese año Talleres llevó 8000 personas a la Bombonera. También se disputó ese año el partido de más recaudación de la historia argentina: Talleres-Boca '99, en el Chateau Carreras: 1.182.415 dólares.

Talleres sería así el primer equipo del Interior, de los indirectamente afiliados a la AFA, en participar en una Copa Internacional oficial. Su equipo era muy reconocido, teniendo a figuras como Cuenca, Maidana, Astudillo, Lilo, Marzo, Oliva, y dirigido por Ricardo Gareca. Sin embargo carecía de experiencia internacional. Enfrentó entonces en Sucre, al albirrojo Independiente Petrolero, de la Primera "A" de Bolivia, perdiendo 4 a 1. Sin embargo, en Córdoba gana 3 a 0 y se impone 5 a 4 en los penales. En cuartos de final, enfrentó al Tricolor de Villa Canapema (quien había vencido a San Lorenzo de la Segunda División de Paraguay), el Paraná Clube, de la Serie "A" de Brasil. Lo derrota 1 a 0 de local pero pierde 1 a 0 de visitante, imponiéndose 3 a 1 en los penales nuevamente. En semifinales, Talleres derrota 2 a 1 de local y empata 1 a 1 de visitante con Deportes Concepción de la primera de Chile, quienes ya habían eliminado a Rosario Central.

Así llegó Talleres a la final de la Copa Conmebol. En ella se enfrentarían los dos equipos revelación del certamen: Centro Sportivo Alagoano (de la Tercera División de Brasil, que había dejado atrás a Estudiantes de Mérida, Atlético Huila, Deportivo Cuenca, y Deportes Quindío, de Primera, y también a Sport Boys, el cuarto grande de la Primera peruana, ) y Talleres. Talleres perdía 4 a 1 la final en Brasil, y sobre el final anotó el 2-4. En el partido de regreso, en Córdoba, Julián Maidana anotó sobre la hora, de cabeza- el 3 a 0 que consagraría a Talleres primer y único campeón internacional del Interior. Disputada un 20 de diciembre, Talleres se consagró último campeón internacional del milenio del mundo entero.

Ese certamen fue la última Copa Conmebol, ya que luego se transformó en la Copa Mercosur y la Copa Merconorte.

En la temporada 2000 y 2001 Talleres tuvo una extraordinaria campaña, sumando 61 puntos, resultando cuarto, y clasificando a las copas Libertadores y Mercosur. Durante la Copa Revancha de ese año, Talleres hizo la que fue la última goleada del clásico cordobés. El 23 de enero, se impuso 6 a 0 sobre Belgrano. La actuación en la Copa Mercosur (ex-Conmebol) 2001 fue muy buena, ya que Talleres cosechó 2 victorias y 4 empates con 10 goles a favor y 5 en contra, acabando 6to. Llevó 1500 hinchas a Uruguay contra Peñarol. En la Copa Libertadores 2002, sin embargo, la actuación del Matador fue regular. Cosechó una victoria, dos empates, y tres derrotas; 5 goles a favor y nueve en contra; quedando así 3ro de su zona, eliminado en primera fase, y 26vo del torneo. Durante esta época Talleres obtuvo el récord histórico aún insuperado de socios de Córdoba: 22500, de los cuales 8000 se asociaron en una misma semana.


Descenso y Quiebra

En la temporada 2001-2002, Talleres hizo la peor campaña de su historia en el máximo torneo argentino de fútbol, sumando 30 puntos entre el Apertura (13) y el Clausura (17). Durante esa temporada se dio el debut del jugador del pueblo Carlos Tévez, cuyo Boca Juniors perdió 1 a 0 con Talleres. En esta temporada, Talleres venció 3 a 1 a Belgrano y lo dejó sin chances de remontar el descenso (fecha 17).

En la temporada 2002-2003,Talleres sumó 44 puntos y el pobre promedio lo obligó a jugar la Promoción contra San Martín (Mendoza) y la ganó (1:0 y 1:0), lo que le permitió quedarse en Primera división, al menos por un año más. A ese último partido, movilizó 7000 personas a Mendoza.

En la temporada 2003-2004, Talleres se jugaba más que nunca su permanencia en la máxima categoría. En el Apertura sólo sumó 24 puntos, y en el Clausura, fue el equipo revelación, cosechando 35 puntos(10 triunfos, 5 empates y 4 derrotas), ganándole incluso 3-2 a River Plate, el equipo campeón, quedando en la tercera posición del campeonato. Talleres llevó ese año 10000 albiazules a Rosario contra Central, 8000 a la Bombonera contra Boca, 4500 al "Gasómetro", y 5000 personas a Rafaela. A pesar de haber sumado 59 puntos, no pudo evitar jugar la promoción nuevamente, esta vez ante Argentinos Juniors. Sorpresivamente la “T” cayó 2-1 en ambos partidos y perdió la categoría, descendiendo a la Primera B Nacional. En ambos partidos se dijo que los jugadores de Talleres pidieron dinero para no perder y que así el equipo descendiera a la Segunda División.

En diciembre de 2004, Talleres, luego de numerosas convocatorias de acreedores, quebró, y recién en noviembre de 2005, se le dio lugar a un gerenciamiento provisorio, el Ateliers S.A. dirigido por Carlos Granero.



*** En proceso de completarse ***
avatar
Matador_Cba
Admin

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 01/03/2016

Ver perfil de usuario http://foromatador.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.